5 de julio de 2017

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN AMENAZADA.

Resultado de imagen de No a la censura
Desde hace unos meses, nuestro blog ha venido sufriendo varios ataques, algunos graves,  que nos dejaron por un tiempo sin poder expresar libremente nuestras opiniones, y compartirlas en las redes, inutilizándonos el equipo y teniendo que ser reemplazado en una ocasión. Seguimos intentando aclarar y conocer a los responsables de los sucesos, porque el diagnóstico del informático que nos cambió el equipo, fue que habíamos sufrido un hackeo que incluso dañó archivos y además. Hemos sufrido también ataques a nuestro correo electrónico de forma desaforada, pasando a veces a recibir cientos de correos basura, pero como dice el proverbio: “La imposición del silencio nunca logrará acallar la razón y la inteligencia”.

Consideramos que esto  representa un ataque a la libertad de expresión que indica que nuestra lucha por el verdadero socialismo molesta a ciertos grupos de presión que quieren silenciarnos, sobre todo los sectores más extremistas de la derecha defensora del capitalismo corrupto y decadente al que van dirigidas nuestras críticas. 

Con el vano intento de silenciar las opiniones de Izquierda Socialista de Málaga-PSOE, fuimos obligados a callar momentáneamente, pero no van a impedir la participación de nuestra corriente en el debate ideológico firme,  como venimos haciendo durante años en la lucha por un programa auténticamente socialista. 

Esos vanos intentos pretenden excluir o acallar a una corriente de opinión que impulsa el desarrollo científico del materialismo dialéctico para contribuir al entendimiento, la comprensión y la unidad en la movilización internacionalista de la clase trabajadora por un mundo mejor, que solamente será posible cuando consigamos el verdadero socialismo, con libertad, con democracia, con igualdad y con la participación consciente de las masas en lucha por su emancipación.

Resultado de imagen de Por la libertad de expresión
El acto de intentar censurar estos ideales tienen unos ribetes fascistoides intolerables, porque la verdadera historia de las luchas de la humanidad incluye una larga lista de soluciones, tácticas y estrategias que la clase trabajadora ha sabido utilizar para la amplificación de nuestras voces e ideales,  mucho más humanos que el sistema salvaje del capitalismo depredador y explotador que una vez y otra nos intenta silenciar.

No estamos dispuestos a que nos arrinconen y que gane el silencio, no dejaremos que se traicione la herencia de las libertades conquistadas con tanta lucha, esfuerzo y valentía de las masas en acción, de tantos y tantos luchadores que dieron su vida por la libertad y el socialismo,  pues la obra social impulsada desde los ideales socialistas atañe al mundo de la ciencia y son muy diversos en el arco de interés teórico-metodológico que arranca desde la lucha más avanzada por el conocimiento hasta la vida política, social, económica y cultural de los pueblos en lucha por su superación y liberación de la esclavitud opresora a la que el capitalismo nos somete.

Ninguna empresa capitalista, por muy multinacional que sea, tiene el derecho a cancelar unilateralmente la posibilidad de que un grupo de trabajadores que forman una corriente de opinión histórica en el movimiento obrero, (que en el seno del PSOE es incluso más antigua que la corriente oficial que ha venido dirigiendo el partido), dispongan de una fuente de información y comunicación propias que nos ayuden a continuar la lucha por el socialismo, cuyo prestigio internacionalista no solo proviene de la contribución histórica en defensa de los derechos de la clase obrera y de las capas más desfavorecidas de la sociedad, sino, que a su vez, tiene capacidad para ir aglutinando y reconstruyendo una alternativa interna democrática, junto a las demás fuerzas de la izquierda, tanto políticas como sindicales y sociales,  para cuando la democracia lo decida, dirigir con criterios de clase, la lucha por la transformación socialista de esta podrida y degenerada sociedad de los capitales, cuyo principal motor, “el libre mercado” ha colapsado, llevando a la ruina a millones de seres humanos, hundiendo a los pueblos en la miseria, el hambre, las guerras y la depresión, mientras los corruptos se siguen forrando explotando a la clase trabajadora y saqueando las arcas del Estado.

Es verdaderamente irritante que existan dirigentes de multinacionales de la información capaces de tomar decisiones tan en contra de la inteligencia y de la libertad de expresión, con tamaña arbitrariedad y actuando como verdaderos provocadores, sobre todo cuando se trata de ser incapaces de mantener en libertad, un debate ideológico de controversia, entre dos modelos diferentes, como son el capitalismo y el socialismo. Muy poca confianza deben tener estos elementos provocadores en su sistema de valores cuando se ven forzados a utilizar métodos antisociales de ataques con la intención de censurar y no dejar que se conozca el punto de vista de su adversario político; es decir, que actúan de manera intolerante, dictatorial y antidemocrática. 

Incluso muchos dirigentes que se reclaman de la izquierda, sin haber llegado a comprender las raíces profundas de la economía capitalista, sin haber efectuado un certero diagnóstico sobre las implicaciones políticas, sociales, económicas y culturales que ello comporta, y sin atreverse a combatir a la censura como un enemigo central del “neo-nazi-fascismo rampante” que nos ataca, es imposible dar los pasos adelante adecuados para entender la causa por la que pretenden privar a la clase trabajadora de la información científica del materialismo dialéctico que es la filosofía de la clase explotada bajo la bota el sistema imperialista de los capitales. 

Como nos enseñaron los clásicos, “la censura no es otra cosa que la actualización cínica del fascismo” y está claro que la burguesía, en su deriva derechista pretende silenciarnos utilizando la censura.  En el fondo tenemos que reconocer que toda censura es una forma de guerra ideológica de los poderosos contra la clase trabajadora porque ésta no solamente sirve para manipular las conciencias de los asalariados a través de la cultura impuesta por la clase dominante, al privar a las masas de su derecho a la libertad de ser informados verazmente; además, es el resultado de una lucha desigual, a veces de tipo mafioso que exige la “omertá” de forma indirecta para apoderarse de cuantos más espacios de propaganda posibles con el objetivo de cercenar las conciencias y producir en la mente de nuestra clase la “alienación mental” que sufre la clase obrera. 

Un cierto sector de la clase trabajadora, todavía confía en el capitalismo, pero lo hace porque el aparato de propaganda burgués en manos de la clase dominante le inducen a confiar, y si una persona cree y confía inducida por la presión de los mass-media, esa confianza no es suya propia, es prestada por intereses de los capitalistas que utilizan su ideología para explotar a las masas con más facilidad, a veces incluso, utilizando sibilinamente con mensajes “subliminales”,  la censura o la distorsión de la información y la mentira asquerosa que han dado en llamar con el eufemismo de postverdad.
 

Hablando claro, esa forma de censura es otro método más de impedir el pensamiento crítico que debería ser fomentado en democracia, cuyo ejemplo más palpable es el oligopolio de la distribución de prensa, radio, televisión y libros, donde claramente reina la censura de las ideas contrarias al capitalismo,  ejercida con cierto cinismo comercial de manera abrumadora. 


Cada vez observamos con más frecuencia los ataques, las prohibiciones y excusas para no dejar publicar análisis adversos a los intereses de la burguesía por lo que no podemos dejar de criticar e intentar desenmascarar los estragos históricos que causa toda censura patente o latente.

Resultado de imagen de El socialista
Desde Izquierda Socialista de Málaga, reclamamos a nuestro Partido como tarea urgente, el desarrollo, la difusión y la potenciación de la ideología del socialismo obrero, mediante la edición de “El Socialista”,  a la vez que nos dotemos de canales de información de clase propios,  para que seamos capaces de proveer a los trabajadores de las ideas y los programas adecuados para avanzar en la conquista de la liberación permanente y definitiva, porque la censura directa o de forma encubierta y solapada, bien económica, bien ideológica, lleva intrínseca la semilla de la descomposición expresa del parasitismo y la degeneración fascista del capitalismo decadente y senil, que es apoyada por los guardianes religiosos de las conciencias pretendiendo custodiar la información, deformando la realidad, prostituyendo las ideas, a la vez que plantea esa censura como una guerra civil de los significados. 

Debemos exigir, como trabajadores, como socialistas, como la verdadera mayoría de esta sociedad, a esos reaccionarios que, a través de sus mass-media tanto les gusta definirse como una “democracia”, que no estamos dispuestos a  dar ni un paso atrás en los Derechos y Libertades alcanzados y que nos empeñamos en conquistar los espacios públicos de difusión donde se garantice el derecho de nuestra clase, de la clase trabajadora,  hablando en líneas de clase, defendiendo los intereses de nuestra clase, a ser escuchados, a utilizar espacios públicos y una producción editorial acorde con los más de dieciocho millones de asalariados activos y cerca de cuatro millones de parados forzosos, que componemos la abrumadora mayoría de esta sociedad, abriendo un debate sobre los problemas que engendra en realidad este sistema capitalista y las alternativas que se plantean desde los propios trabajadores, como los más interesados en la participación democrática, mediante un debate social profundo, para la resolución de nuestros problemas con el objetivo de que no gane el silencio y se escuche alto y claro la voz de la clase obrera en su lucha por el Socialismo.

ÁREA DE COMUNICACIÓN.
IZQUIERDA SOCIALISTA DE MÁLAGA- PSOE. A

ispsoeandalucia.malaga@gmail.com  


No hay comentarios:

Publicar un comentario