23 de septiembre de 2020

RECORTES DE FACEBOOK.



 NO A LA PRENSA BASURA Y SÍ A LA LIBERTAD DE EXPRESIÒN.


Muchos trabajadores activos, jóvenes, parados, pensionistas y estudiantes, nos sentimos asqueados por la desfachatez y la impunidad con que exhiben sus ruindades los amos y sus vasallos periodísticos, amamantados y amancebados por esa derecha reaccionaria que en programas y tertulias defienden a sus amigotes, corruptos hasta la médula y no los evidencian, sino que los defienden, sobre todo en el programa semanal de la SEXTA de los sábados NOCHE.

Tienen principalmente a 2 elementos y una ELEMENTA, muy reaccionarios, que parecen tener una plaza perpetua porque son defensores de las Derechas, mientras que los defensores de las Izquierdas, van rotando y los sustituyen cuando se pasan de madre contra el Capital.

En momentos como los actuales cuando la náusea nos sacude y la irracionalidad del mercado informativo se transmuta en comando golpista y magnicida, las izquierdas debemos organizarnos de manera más democrática, plural y combativa buscando la unidad y la acción estructurada desde abajo como causa ética suprema para cambiar la correlación de fuerzas y dotarnos de MEDIOS DE COMUNICACIÒN combativos que defiendan la ética y combatan a esos sumisos de forma firme y científica, para que se oiga de verdad la voz de la clase obrera.

Necesitamos soluciones urgentes. Eso es lo que las masas esperan porque otro mundo mejor es posible, pero con un Socialismo Ético y Científico, al servicio y bajo control social basada en una Democracia Participativa Plena, que no cabe en este Capitalismo Mafioso y Corrupto, mientras no se descontaminen las pútridas Cloacas del Estado.
Salud, socialismo y república.


-------------------------------

SI LAS DERECHAS "SIEMBRAN VIENTOS, RECOGERÁN TEMPESTADES".

... """El día que el triunfo alcancemos
ni esclavos ni dueños habrá
los odios que al mundo envenenan
al punto se extinguirán""".

Esa es una de las estrofas de "LA INTERNACIONAL", el Himno del socialismo, que al contrario de las Derechas, queremos la Igualdad, la Justicia, la Solidaridad, la Democracia y la Libertad, para erradicar los odios que envenenan las mentes de la ciudadanía.

Por el contrario. la ofensiva de las derechas, encabezada por la mala uva y el odio de Casado contra Pablo, Pedro y las izquierdas está siendo cada vez más aguda, siendo la violencia verbal extrema su principal bandera.

Se profundiza en la medida que el proceso electoral los radicalizó y nunca admitieron su derrota y su lugar en la oposición, que llaman al Gobierno de Coaliciòn "ilegítimo" y lo desprecian.

Alentados por una burguesía irascible y empotrada en Vox, alientan el golpismo para tomar el control del Estado de manera incluso antidemocrática.

El proceso de polarización ha comenzado también en Europa, lo que está provocando una aceleración en el proceso molecular de la toma de conciencia de las masas.

Hemos entrado en una nueva fase de decadencia orgánica del sistema capitalista, donde las masas empobrecidas y lanzadas al paro crónico desde la anterior crisis de 2007/8 que todavía no se ha recuperado totalmente, han consumido el colchón de grasa de los ahorros.

En esta nueva recesión, la clase trabajadora y las capas medias empobrecidas que no tienen nada que perder y, como la noche sigue al día, más tarde o más temprano saltarán a la lucha estando ya presenciando los primeros compases.

Es preciso reflexionar sobre los efectos del empeoramiento de las condiciones de vida y de trabajo de la clase, el paro crónico, la miseria y la degeneraciòn que afecta gravemente a la clase trabajadora.

¿Qué efectos va a tener en la lucha de clases si siguen con austeridad y recortes?
¿Qué perspectivas existen a corto plazo para la juventud?
¿Nos encaminamos realmente a una recesión corta o larga y profunda?
¿Se producirá un periodo de estabilización, aunque sea con estancamiento, o será una crisis de onda larga y convulsiva?
¿Cómo se comportarán las capas medias arruinadas por la anterior recesión? ¿Se agudizará el empobrecimiento de esas capas y de la clase trabajadora, unificando las luchas?
¿Habrá un giro hacia la derecha o hacia la izquierda en los próximos meses?
¿Será posible una estabilización o nos podríamos enfrentar a un proceso de polarización creciente entre derechas e izquierdas?

La controversia sobre todas estas interrogantes y muchas más que se pondrán sobre el tapete será creciente, si continúan las desigualdades aumentando, junto con el paro, la miseria y la crispación que ello acarreará.

O buscamos una salida por la izquierda que atempere el enfrentamiento o la catástrofe está servida, si el Trifachito neofranquista acaba por tomar el poder.

Todavía la clase trabajadora buscará una salida, pero dependerá de la posición correcta o incorrecta de las direcciones de los Partidos, Sindicatos y Organizaciones de izquierdas.

Salud, Socialismo y República.


FUENTE: https://www.facebook.com/Izquierda-Socialista-de-M%C3%A1laga-Psoe-483060361725804?view_public_for=483060361725804


21 de septiembre de 2020

SI EL GOBIERNO NO ACABA CON LA CORRUPCIÒN, LA CORRUPCIÒN ACABARÁ CON EL GOBIERNO.-

 


Analizando algunos de los estamentos del Estado, encontramos los rasgos característicos propios del sistema capitalista, del ansia desenfrenada de acumulación de riquezas “legales, ilegales y alegales”, tanto en la Monarquía, el Parlamento, la Judicatura, los Cuerpos Represivos, e incluso en Gobiernos Municipales, Autonómicos y Centrales. Estos últimos han financiado las barbaries de las guerras, violado los Derechos Humanos persiguiendo a los refugiados, permitiendo la esclavitud infantil y de la mujer, colaborando en el crecimiento de la pobreza y demás tipos de opresión,  explotación e incumpliendo permanentemente la C.E. que tanto dicen defender esos “patrioteros de tres al cuarto”.

 

No nos vamos a entretener en dar la interminable lista de la nómina de estos “presuntos corruptos y estafadores del pueblo”,  pues con todo su horror y crudeza,  se muestran una y otra vez los numerosos casos ante nuestros ojos de esa corrupción y podredumbre de un Estado Capitalista, representado por la burguesía dominante del PP durante los últimos 80 años, entre franquismo y neofranquismo,  contando todo el periodo Dictatorial y  sus herederos naturales de aquella “Alianza Popular” que fundó Fraga Iribarne y que Forges llamaba burlonamente “ALIANZA PANDILLAR”, pero que ahora aquella “mofa” se transforma  en un “dramática realidad”, como estamos conociendo desde hace años. 

 


“Corrupción en el PP”:  “Gürtel y Kitchen cierran el circulo de la utilización del Estado por el PP: primero para financiarse y después para ocultar las huellas.” “La investigación sobre la trama de Correa destapó lo que la sentencia define como un “sistema de corrupción institucional” del que se lucraron cargos del PP y que nutrió las arcas del partido con dinero de donantes en “contrapartida por adjudicaciones irregulares”. “Ahora, el caso del espionaje a Bárcenas aflora el uso de medios policiales y fondos reservados para proteger a la organización y sus dirigentes cuando los papeles sobre la caja B ya estaba en manos de un juez”…  Con esta información que entrecomillamos se publicaba esta noticia en esta Fuente:   https://www.infolibre.es/noticias/politica/2020/09/13/gurtel_kitchen_cierran_circulo_Publicado el 13-09-2020.

 


La clase dominante y sus potentes medios de comunicación, nos machacan el cerebro para hacernos creer que esto es una Democracia homologable al resto de Europa, pero en realidad, vivimos en una dictadura del capital financiero, en un régimen decadente de crisis permanentes, que permite el juego electoral mientras no se ponga en peligro el poder de esas élites que encubren toda corrupción.

 


El enfrentamiento abierto por el Trifachito contra el Gobierno de Coalición, atacando brutalmente a Pablo y Pedro, como representantes de UNIDAS PODEMOS Y PSOE, así como a las izquierdas y los independentistas, está siendo cada vez más agudo.  Pedro Sánchez le tiende la mano a Casado buscando el apoyo del PP ofreciéndole un pacto, mas  éste le muerde con desprecio y furia los dedos,  profundizando la brecha de ese hipotético “pacto contra natura” que representaría  y  que podría romper el Gobierno de Coalición si se insiste por ese camino.

 

Pensar que será posible el “consenso” intentando una y otra vez conseguir el apoyo de todas las fuerzas Parlamentarias es una utopía;  lo más probable es que se profundizarán y radicalizarán las posiciones,  en la medida en que el proceso de debate para los Presupuestos Generales del Estado se agudice y luego, si se consigue una mayoría suficiente para sacarlos adelante, las derechas radicalizadas seguirán tachando al Gobierno como de extrema izquierda, considerándolos, tal cual han venido haciendo,  de “ilegítimo” y otras calumnias y mentiras,  e incluso podrían arrastrar hacia sus posiciones a  una parte de esa burguesía irascible y empotrada cada vez más en el ultraderechismo franquista manejado desde Vox  que propone tomar el control en sus manos, con amenazas violentas y muy reaccionarias. 

 

Si el Gobierno de Coalición no abandona sus posiciones pusilánimes, de intento de pactar con todos a la vez, y no plantea de verdad un giro hacia la izquierda,  para apoyarse en la lucha social de la clase trabajadora, para responder unidos y salir lo suficientemente fuertes y firmes para contrarrestar la oposición contundente que hace y hará  el Trifachito compuesto por PP, C’s y Vox,  el margen de maniobra de Pedro y Pablo podría empezar a menguar, pues debemos recordar  al Abuelo Pablo, cuando dijo:  “en momentos clave hay que optar, o con los unos o  con los otros, o con la burguesía o con la clase trabajadora, no se pueden servir a dos amos a la vez”.

 

La clase burguesa dominante, tanto en momentos de auges económicos o cuando llega la recesión y su declive de este sistema injusto capitalista, acostumbran a vivir siempre en la afrentosa opulencia, lujos estrafalarios, atesorando beneficios y  negándose a pagar los impuestos proporcionalmente,  a la vez que exigen recortes y ajustes para los demás, a costa de someter a la mayoría de la sociedad, que es la clase trabajadora y capas medias empobrecidas por la crisis, a la más violenta opresión y precariedad;   para más inri, tienen la desfachatez de  considerar al Estado como un  Gran Cortijo que les pertenece en propiedad, “Por la Gracia de Dios” (como acuñó su admirado Franco incluso en las monedas) y siempre han estado condicionados por el apoyo de las grandes multinacionales y el gran capital a los que sirven y se deben.

 

Nos enfrentaremos a situaciones que serán cruciales para las fuerzas del socialismo, tanto en el Estado español como a escala internacional, pues hemos entrado en una época histórica, donde las consecuencias de esta nueva recesión que es estructural y que tendrá rasgos similares a las grandes depresiones, pero con un agravante, que las grasas que tenían las capas medias y la clase trabajadora en la anterior recesión,  ahora han desaparecido con el colapso de la economía, siendo una vergüenza los datos de los numerosos casos de saqueos, robos, fuga de capitales y corrupción que llevan años siendo ocultados por la burguesía y su aparato de propagando “domesticado y mercenario”.

 

Necesitamos reforzar el debate de las llamadas “fuerzas de las izquierdas” para exigirles a las Direcciones,  que se posicionen claramente contra la corrupción, con TOLERANCIA CERO, pues el sistema está todavía dominado por un aparato donde siguen existiendo comportamientos y actitudes del antiguo régimen, que huele a podrido porque nunca se han desinfectado las Cloacas del Estado por lo cual es urgente una limpieza a fondo.

 

Necesitamos un soplo de aire fresco, una llamada a la lucha del pueblo trabajador que conserva toda su fuerza,  valor y vigencia en defensa de la ética para promover un cambio político que rompa con esas estructuras del capitalismo mafioso y se acabe de una vez con esta Transición hacia ninguna parte,  porque el régimen del 78 ha colapsado, al haber sido incapaz de dar una respuesta satisfactoria a las múltiples crisis económicas, sociales,  políticas y culturales, agravadas ahora al quedar atrapados en esta Pandemia por falta de previsión y de las inversiones en Sanidad Pública, que ha venido siendo desmantelada a costa de la Privada, haciendo caso omiso a aquella frase que decíamos en nuestros análisis, cuando combatíamos la política de austeridad de Rajoy: “RECORTES EN SANIDAD EQUIVALEN A ASESINATOS DIFERIDOS”.   

¡Soluciones urgentes es lo que las masas esperan y necesitan, porque  otro mundo mejor es posible, pero con el Socialismo Científico y la Democracia Participativa¡ (*)

 

ÁREA DE COMUNICACIÓN.

IZQUIERDA SOCIALISTA DE MÁLAGA-PSOE.A

(*) Si todavía no conoces el documento que estamos elaborando democráticamente entre afiliados y simpatizantes y quieres conocerlo o participar con alguna enmienda,  te invitamos a solicitarlo gratuitamente, al correo de abajo, poniendo en asunto: PROPUESTA PARA DEBATE.

Ispsoeandalucia.malaga@gmail.com

Ispsoeandalucia.malaga@gmail.com

 

 

 

 

18 de septiembre de 2020

LA GUERRA COMERCIAL SE PODRÍA RECRUDECER.

  


El “naZionalismo económico” que reintrodujo Trump cuando ganó la Presidencia de EEUU  hace unos años, se podría recrudecer, sobre todo  si volviese a revalidar su triunfo en las elecciones que se disputarán el próximo día 3 de noviembre de este año, aunque parece que las encuestas le son adversas.

 

 Esa situación  no estaría derivada por factores subjetivos ni del carisma que puedan tener algunos dirigentes, consigan el triunfo del Partido Republicano o del Partido Demócrata,  sino que es una tendencia objetiva fruto de los procesos que se dan en la economía, agravados por la descomposición del modelo capitalista en esta recesión económica que continuará agravándose con los efectos de la Pandemia del Covid-19.

 

La globalización de la economía ha sufrido un colapso generalizado, siendo la causa principal la crisis estructural del capitalismo que estaba llegando, mostrando las carencias  y decadencias de todos los países. Ha saltado por los aires este modelo de propiedad privada de los medios de producción concentrados cada vez en menos manos, que tiende al  Monopolio, junto con el cierre de las fronteras nacionales, lo que representan grandes obstáculos para el desarrollo de las fuerzas productivas, que están al borde de un colapso brutal.

 


La guerra comercial iniciada hace unos años entre los cuatro bloques imperialistas, EEUU, China, Rusia y la U.E. con su eje enfocado entre la disputa de las dos primeras, están representando una transformación cualitativa en las relaciones mundiales que saldrán trastocadas y malparadas, por estas disputas comerciales que podrían agudizar más la carrera bélica, alimentando guerras cruentas latentes y otras nuevas, si continúan en el poder esos elementos mafiosos que dominan las finanzas a través del complejo militar industrial que es el brazo armado del Gobierno mundial en la sombra, que anteponen sus beneficios a las vidas de las personas.   

 

El conflicto comercial  y la Pandemia serán el frente de batalla en esta guerra mucho más profunda por la hegemonía mundial,  entre China que ya ha desbancado a EEUU convirtiéndose en la primera potencia dominante, aunque esta última no cederá tan fácilmente su posición, sin presentan una dura resistencia que podría desestabilizar aún más la situación económica mundial, empujando a las masas hacia la búsqueda del Socialismo, como necesidad imperiosa a la agonía imperialista/capitalista.

 

De nuevo se fortalecerá la teoría del socialismo científico que volverá a poner sobre la mesa la necesidad de una economía socialista planificada y ello se deduce de la necesidad objetiva de ofrecer una alternativa al capitalismo agónico en sus crisis y recesiones constantes (esta recesión podría ser similar a la de los años 30), donde cada vez son más profundas y virulentas, agudizando las desigualdades entre ricos y pobres, entre la clase capitalista y la clase trabajadora, que ante la presión de la desigualdad creciente, se podría ver lanzada a la lucha social por su supervivencia.

 

El socialismo científico genuino y democrático no tiene nada que ver con lo que hubo en la URSS bajo el régimen Estalinista, pues aquel modelo, aunque era llamado por algunos de “socialismo real”, representaba una caricatura burocrática y totalitaria del PARTIDO COMUNISTA DE LA UNIÓN SOVIÉTICA, donde la democracia obrera estaba aplastada y en los últimos tiempos antes de su derrumbe, el 3 % de la Nomenclatura Burocrática se apropiaba del 64 % del PIB, donde no existía ni libertad de partidos ni sindicatos libres.

 

En China todavía existe el “Partido Comunista”,  similar a lo que ocurría en la URSS,  que sigue gobernando mediante una enorme red de burócratas y un Ejército potente, hablando de “socialismo de mercado”, pero en realidad, aquello es un modelo de Capitalismo de Estado, donde los derechos democráticos están suprimidos y la clase trabajadora no goza de derechos sociales básicos para poder controlar democráticamente a sus dirigentes.

 

Preciso es entender que las necesidades del socialismo internacionalista se derivan de las actuales y futuras condiciones de este capitalismo decrépito e inviable a largo plazo,  que ha colapsado y podría entrar en agonía, rompiéndose por los eslabones menos fuertes, aunque no se debe descartar que se produzca en algún país avanzado.

 

En realidad lo que se está convirtiendo en una necesidad imperiosa es que la clase trabajadora, que constituye la abrumadora MAYORÍA, se organice mejor, nos unamos y luchemos juntos, aunque en corrientes y partidos diversos,  pero con el objetivo de  hacernos cargo de la gestión de la economía, para avanzar hacia un nuevo modelo de sociedad, planteando y consiguiendo, cuando acumulemos las fuerzas suficientes y necesarias,  la expropiación de los banqueros y sus enormes monopolios, para movilizar y poner en acción el enorme potencial de producción que existe, pero que se encuentra atascado por la recesión económico/pandémica actual.  

 

Para ello, tendremos que desarrollar y explorar apoyos solidarios internacionalistas, en líneas de clase como movimiento obrero, para  aplicar la forma más eficaz de resolver los problemas sociales, económicos, políticos y culturales a los que tenemos que hacerles frente desde las bases o desde los Gobiernos de Izquierdas que se conquisten en el proceso de luchas sociales y democráticas.

 

Mientras más tiempo tardemos las izquierdas en retar a los capitalistas, disputándoles el poder democrático del Estado, lo cual es completamente necesario para liberar la agricultura, la industria, el comercio, los servicios y demás sectores, con el objetivo de que puedan desarrollar todo su potencial, sin las restricciones sofocantes de la camisa de fuerzas en la que ha quedado anclado el capitalismo, más larga será la agonía de este modelo injusto y más dificultades, miseria, paro, hambre e incluso sangre podría costar a la población llevar a cabo la tarea transformadora que necesitamos.

 

Es preciso luchar por liberarnos y zafarnos de las dos mangas de esa camisa de fuerza en la que ha quedado anclado este loco e injusto modelo de los capitales, como son, por una parte la concentración cada vez en menos manos de los grandes recursos productivos y riquezas, y por la otra, las fronteras nacionales que impiden el libre desarrollo de los seres humanos y los productos necesarios para una vida digna, condenados injustamente a una miseria creciente en los países sometidos a las grandes potencias.

 

Pero una vez que estuviesen liberadas las fuerzas productivas de esas limitaciones que las asfixian e inmovilizan, que lo que producen ahora es  hambre, miseria, desolación, guerras y muertes de millones de seres humanos, la sociedad de forma solidaria y con respeto mutuo sería capaz de satisfacer en pocos años, todas las necesidades básicas de la humanidad  y a su vez, preparar el camino para dar un salto gigantesco en la igualdad y el bienestar de toda la humanidad, porque recursos hay de sobra, pero están cautivos en las 100 multinacionales que dominan el planeta.

 

La derechas reaccionarias, pero también muchos de los que se llaman de centro, progresistas, e incluso algunos socialdemócratas, socialistas, comunistas y anarquistas, que ahora se han vuelto monárquicos, niegan en sus comentarios y acciones que pueda existir una alternativa al capitalismo, pero están totalmente errados.

 

Con el Socialismo Científico y la Democracia Participativa se podría ya dar,  con el concurso de las masas en acción, una Alternativa Económica (*) al sistema agónico y colapsado del capitalismo mafioso y corrupto, planteando seriamente un nuevo sistema de producción basado en  cubrir las necesidades de la mayoría, y NO para beneficio de unos cientos de multinacionales donde “el 1% más rico de la población mundial posee más del doble de riqueza que 6.900 millones de personas”. (Fuente: Oxfam/es/cinco-datos-escandalos-sobre-desigualdad). 

 

Mientras los ricos acumulan inmensas fortunas, los 7.700 millones de seres humanos que poblamos el planeta Tierra apenas pueden comer o mueren en guerras de rapiña provocadas por los imperialistas;  miles y miles de personas y aproximadamente 800 millones de niños y mayores viven en pobreza extrema. “Bajo el escenario de referencia, calculamos que la Covid-19 sumirá a 71 millones de personas más en la pobreza extrema, que se mide según la línea internacional de pobreza de USD 1,90 al día…”. (Fuente: blogs.worldbank/es/datos 8-6-20.  Banco Mundial).

 

No puede haber un genuino socialismo sin democracia sana y plena de la clase trabajadora, ni podrá haber una democracia verdadera sin un socialismo  donde el pueblo en su conjunto pudiese ejercer el control  democrático y la gestión de las palancas claves de la economía de las principales fuerzas productivas.

 

Nos llaman utópicos cuando afirmamos desde nuestra corriente Izquierda Socialista,  que la clase trabajadora bien organizada masivamente y bien dirigida, podría tomar el control de su propio destino y gestionar la economía de una nueva sociedad en base a la planificación democrática y científica de la producción.

 

Un nuevo modelo Socialista y Democrático podría reemplazar el caos económico en el que hemos entrado y superar la anarquía, sustituyéndola por la planificación armoniosa, que cambie la Dictadura de los Capitales de esa minoría de parásitos, especuladores, evasores y ladrones, por la Democracia Participativa, eligiendo a sus representantes, desde la empresa más pequeña hasta la  Jefatura del Estado, a base del voto libre e igualitario de cada persona, para ejercer el control y dominio de la MAYORIA de los que producen toda la riqueza de cualquier sociedad, que es  la clase trabajadora organizada y no los banqueros y grandes empresarios que se basan en fomentar la corrupción,  el saqueo del Estado, la explotación y la opresión.

 

Como venimos haciendo constantemente, invitamos a cada persona que lea nuestros artículos del blog  y que esté interesada o interesado en la batalla para transformar esta sociedad, a que se una a nosotros, o al partido de izquierda que prefiera, para  comentar, criticar y discutir conjuntamente,   las PROPUESTAS PARA DEBATE (*)  y mostrarnos cuales son las diferencias y también los puntos comunes que nos unen, pero no solamente en el plano teórico, sino para hacer lo posible para llevarlas a la práctica, en base al método pacífico de la lucha entre clases, entre capital y trabajo.

 

Si los trabajadores no participamos en la defensa de nuestros intereses, no tendremos derecho a quejarnos si las Derechas nos los continúan  arrebatando,  por tanto,  debemos pasar a la acción, pero es a través del proceso de errores y aciertos, como encontraremos la manera dialéctica de poder acabar con el divisionismo y confusión reinante y lograr avanzar hacia una mejor claridad ideológica, dotándonos de más cohesión, más organización, más unidad y más acción que están siendo muy necesarios para lograr la victoria contra nuestros adversarios políticos de las derechas Trifachitas, ganándoles en las urnas y en las calles, para demostrarles que sí existe una Alternativa, pero que solo será posible cada vez con Más Socialismo, Más Democracia y Más Acción.

 

ÁREA DE COMUNICACIÒN.

IZQUIERDA SOCIALISTA DE MÁLAGA-PSOE-A.

(*) Si todavía no conoces el documento que estamos elaborando democráticamente entre afiliados y simpatizantes y quieres conocerlo y participar,  te invitamos a solicitarlo gratuitamente, poniendo en asunto: PROPUESTA PARA DEBATE.

Ispsoeandalucia.malaga@gmail.com

 

 

.

 

16 de septiembre de 2020

ENTREVISTA A CORAL LATORRE, SECRETARIA GENERAL DEL SINDICATO DE ESTUDIANTES.



ENTREVISTA A CORAL LATORRE, SECRETARIA GENERAL DEL SINDICATO DE ESTUDIANTES.  

(HUELGA GENERAL DÍAS 16, 17 Y 18 DE SEPTIEMBRE) 

 “Necesitamos un plan de inversión para rescatar la enseñanza pública, no palabras vacías”

El curso escolar 2020-2021 se inicia en medio de un repunte masivo de la COVID-19 y con una indignación creciente entre la comunidad educativa por la actitud pasiva del Ministerio de Educación de cara a la vuelta a las aulas. El Sindicato de Estudiantes ya ha anunciado la convocatoria de una huelga general de estudiantes los días 16, 17 y 18 de septiembre en defensa de una educación pública, presencial y de calidad y exigen un plan de rescate a la escuela pública para garantizar unas aulas seguras. Entrevistamos a Coral Latorre, la secretaria general de la organización estudiantil y afiliada a Izquierda Revolucionaria.

El Militante.— ¿Cómo valoráis la gestión del Ministerio de Educación durante estos últimos meses y cuáles son los motivos de la huelga?

Coral Latorre.— La política educativa del Ministerio de Educación ha fracasado por completo. La desidia mostrada por la ministra Isabel Celaá y su negativa a poner en marcha un plan unificado para invertir recursos masivos para rescatar a la educación pública es escandalosa. El Gobierno ha tenido meses y meses para preparar una vuelta a las aulas en condiciones dignas pero no ha hecho nada. Y no lo ha hecho porque no quieren aumentar los presupuestos para la educación pública. Hay que ser claros. El camino por el que ha optado Educación se basa en el continuismo con la política de recortes y privatizaciones, y solo alimenta la brecha social y de clase que durante la pandemia no ha dejado de crecer, empeorando las condiciones laborales de nuestros profesores y sembrando un fracaso escolar mayor entre los estudiantes de familias trabajadoras.

Por si esto fuera poco, Celaá ha decidido mirar hacia otro lado y pasar la pelota a las CCAA, lavándose las manos sobre un asunto que es de su máxima competencia. Es precisamente esta actitud pasiva y la ineficacia mostrada por el Gobierno la que está envalentonando la ofensiva de la derecha, que allí donde gobierna está aprovechando esta situación para seguir regalando dinero público a sus amigos de la concertada y privada. Las políticas de Díaz Ayuso al frente de la Comunidad de Madrid son una clara muestra de ello. La misma fórmula aplicada en la sanidad pública y las residencias de mayores la estamos viviendo en la educación pública.

La huelga que hemos convocado está totalmente justificada porque la situación de emergencia social que vive la enseñanza pública no puede esperar más y porque no nos quedaremos de brazos cruzamos mientras nuestro derecho a la educación pública y nuestra salud están en peligro. El Gobierno debe rectificar de inmediato y debe escuchar el clamor y las reivindicaciones de la comunidad educativa.

EM.— ¿Cuáles son esas reivindicaciones? ¿Qué medidas consideráis que garantizarían una vuelta a las aulas segura y digna?

CL.— Todas nuestras reivindicaciones van en una misma línea y es que se resuelvan de una vez por todas las grandes carencias que sufre la educación pública en un momento crítico. Basta ya de gestos y palabras vacías. Exigimos al Gobierno PSOE-UP que ponga en marcha un plan de rescate a la enseñanza pública que pase por la inversión del 7% del PIB para la escuela pública. Que aprueben una partida extraordinaria de 100.000 millones de euros para garantizar todas las medidas necesarias para que nuestros centros sean espacios seguros. Es inadmisible que un Gobierno que se dice de izquierdas regale semejante cantidad de dinero a las grandes empresas y bancos del Ibex35 y mientras la educación pública se desangra no hagan nada para detener la hemorragia.

Exigimos que todas y todos tengamos acceso a una educación presencial digna y segura y para ello deben reducir la ratio a 15 alumnos por aula, la contratación de 165.000 profesores en todo el Estado, de miles de sanitarios, profesionales de la psicología, trabajadores de la limpieza y comedores… incorporándolos a las plantillas públicas con todos los derechos laborales, el fin de la brecha digital mediante un reparto masivo de dispositivos digitales y cursos de formación digital gratuitos para profesorado, familias y estudiantes. Y por supuesto, permisos retribuidos para los padres y las madres para garantizar la conciliación familiar.

Estas son las demandas de quienes conocemos de primera mano la realidad que viven los centros educativos públicos. ¿La respuesta del Ministerio? El silencio y la presentación de un protocolo sanitario donde se plantea que la solución pasa por lavarse las manos cinco veces al día, abrir las ventanas o ir en bicicleta al instituto. Estas “recomendaciones” aprobadas nos parecen un insulto a nuestra inteligencia, una broma de mal gusto y demuestran que Isabel Celaá no puede permanecer ni un día más al frente del Ministerio de Educación. Que las Comunidades Autónomas gobernadas por el PP, Cs y Vox se sientan tan cómodas con este plan mientras la comunidad educativa se siente totalmente abandonada debería hacer reflexionar al Gobierno.

Un Gobierno que despertó muchas esperanzas entre la comunidad educativa y las está defraudando justo cuando más necesitamos una política de izquierdas. Al PSOE ya le hemos visto muchas veces actuar, pero lo sorprendente es que la política educativa cuente con el apoyo de ministros y ministras de Unidas Podemos. Ahora tienen una oportunidad de oro para apoyar a los estudiantes y forzar a Celaá y Pedro Sánchez a dar un giro de 180 grados.

Sabemos que la lucha sigue siendo el único camino si queremos que nuestra voz sea escuchada, y así lo haremos en todas las jornadas de huelga de profesores y de estudiantes, en las movilizaciones que organizaremos del 17 de septiembre y en todas las protestas que están convocadas. Esto es solo un anuncio de todo lo que está por llegar.

Fuente: Prensa "El Militante" número 350 Extra Otoño 2020.-.

14 de septiembre de 2020

FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA, LA HISTORIA SE REPITE.

 Inmensos beneficios privados a costa del dinero público y del empleo

El reciente anuncio de su fusión con CaixaBank vuelve a traer a Bankia a las portadas de los medios de comunicación.

La crisis financiera de 2008 destapó el pozo negro en que se había convertido la Caja de Ahorros de Madrid, rebautizada después como Bankia. Operaciones especulativas de una magnitud desconocida hasta entonces, que causaron un agujero financiero que costó a las arcas públicas más de 24.000 millones de euros; dos presidentes de su consejo de administración encarcelados por corrupción —Rodrigo Rato, exministro de Hacienda con el PP y exdirector-gerente del FMI, y Miguel Blesa, íntimo de José Mª Aznar, cuya muerte en 2017 fue declarada suicidio— y una estafa masiva a través de una emisión de preferentes que arruinó a decenas de miles de pequeños ahorradores.

Todo ello desnudó a unos dirigentes sindicales, de CCOO y UGT, corrompidos, que aceptaron todo tipo de sobornos, principalmente las célebres tarjetas “black”, y que, a cambio, facilitaron la destrucción de 4.500 puestos de trabajo y un recorte salvaje de salarios. En resumen, todo un compendio de las prácticas que caracterizaron al capitalismo español especialmente desde principios de los años 90 hasta el estallido de la crisis en 2008.

¿Qué pasó con el sistema bancario y en qué consistió su rescate?

La crisis de Bankia no puede explicarse únicamente por las actividades delictivas de sus directivos o por deficiencias en su gestión. Es cierto que sus niveles de corrupción alcanzaron niveles espectaculares, pero las raíces de su crisis son las mismas que llevaron al sistema financiero, y con él a toda la economía mundial, al histórico crash de 2008, cuyas consecuencias seguimos sufriendo.

En los años 90, los grandes capitalistas del Estado español, apoyándose en las reformas legales de Aznar, vieron las enormes posibilidades que les ofrecía el negocio inmobiliario y se lanzaron a él de cabeza. Fueron los años de la famosa “burbuja inmobiliaria”, cuando se construían cada año muchas más casas de las que el mercado podía absorber y cuando, a pesar del exceso de oferta, los precios de la vivienda alcanzaban cotas estratosféricas.

Por supuesto, los recursos necesarios para alimentar esa burbuja especulativa no procedían de los patrimonios personales de los grandes inversores, sino que estos recurrían al crédito bancario, y cuando las capacidades crediticias de los bancos se agotaban recurrían a todo tipo de ingenierías financieras. Las cajas de ahorros, y Caja Madrid entre ellas, que canalizaban los ahorros de muchos millones de pequeños ahorradores, fueron vistas por los grandes financieros como un casi inagotable filón de recursos, y en ellas pusieron sus codiciosas manos.

De este modo, Caja Madrid no solo financió a precios de saldo proyectos inmobiliarios muchos de los cuales resultaron ruinosos, sino que se convirtió en un instrumento de sofisticadas operaciones bursátiles en grandes empresas como Iberia, Indra o Realia (participada por FCC) que generaron inmensos beneficios a un puñado de capitalistas.

Pero la actividad especulativa organizada en torno a Caja Madrid no se limitó al ámbito del Estado español. A medida que la burbuja inmobiliaria interna daba síntomas de agotarse los grandes inversores que controlaban la gestión de Caja Madrid buscaron oportunidades de lucrarse sin riesgo y de forma inmediata en los mercados internacionales.

La más significativa de estas operaciones fue la compra en 2008 del City National Bank, un banco norteamericano con sede en Miami, por 620 millones de euros, que resultó ser un negocio ruinoso que en unos meses hizo perder a Caja Madrid más de 500 millones. Lo mismo ocurrió con la adquisición de otras entidades financieras, especialmente en América Latina, que, como la hipotecaria mexicana Su Casita, no tardaron en quebrar.

La brusca crisis de 2008 puso un fin abrupto a esta orgía de beneficios fáciles. Los grandes inversores plegaron velas, pusieron a buen recaudo sus ganancias y nos dejaron un coste directo de algo más de 60.000 millones de euros, que hemos pagado la clase trabajadora con recortes, sacrificios e incremento de la pobreza.

Solo en el caso de Caja Madrid, ya rebautizada como Bankia, su rescate en 2012 costó 22.424 millones en capitalización —un dinero que es más que dudoso que recuperemos— y más de 125.000 millones adicionales en diversas ayudas financieras, cuyo coste final aún no puede ser evaluado.

La crisis capitalista alienta la concentración del sistema financiero

A pesar de lo impresionante de las cifras, los rescates que solventaron la crisis financiera de 2008 no solucionaron, ni mucho menos, la crisis de fondo del sistema capitalista. Los miles de millones que se entregaron a bancos y empresas entre 2008 y 2012 solo fueron una primera entrega. A partir de entonces, a través de las políticas de expansión monetaria y de ayudas directas e indirectas, cerca de 7 billones de dólares (el equivalente aproximado de 7 años de PIB del Estado español) se han destinado a mantener en marcha la maquinaria del capitalismo.

El nuevo colapso de la economía mundial, desencadenado a raíz de la pandemia, ha dejado claro que la crisis iniciada en 2008 está lejos de estar superada y, como ha ocurrido en todas las crisis anteriores, los inversores intentan proteger sus beneficios concentrando el capital y recortando sus costes laborales al precio que sea.

La fusión de Caixabank y Bankia se produce en el marco de esta acuciante necesidad del sistema capitalista.

Caixabank y Bankia comparte accionistas. Tres grandes gestoras norteamericanas de capital riesgo, BlackRock, Vanguard e Invesco, han tomado posiciones en ambas entidades, y aunque su participación accionarial pueda parecer pequeña (el 6,87% en Caixabank y el 3,81% en Bankia) el peso de estas tres entidades en la economía mundial es tan grande que les asegura un poder de decisión desproporcionado. Entre estas tres empresas de capital riesgo gestionan unos activos equivalentes al PIB de toda la Unión Europea.

Estos colosos de las finanzas, de cuyas decisiones depende el futuro de decenas de millones de familias, quieren sacar partido a su inversión y crear una entidad bancaria que por su volumen de activos (cerca de 665.000 millones de euros) sería la primera del Estado español y estaría en condiciones de saltar a la arena de las finanzas globales.

Claro está que el contexto internacional, con una perspectiva de actividad económica débil y de tipos de interés cercanos a cero o incluso negativos, va a dificultar la mejora de los márgenes empresariales. Pero gracias a la fusión va a ser posible una drástica reducción de la red de oficinas y de la plantilla de ambas entidades.

Los 51.000 trabajadores de CaixaBank y Bankia van a enfrentarse a un intento de destrucción masiva de sus puestos de trabajo. Si el Banco Santander, con unos activos ligeramente inferiores a los que tendrá CaixaBank tras la fusión, cuenta con una plantilla de 27.000 trabajadores y sigue reduciendo empleo, la perspectiva para los trabajadores de Bankia y CaixaBank dista de ser optimista.

Por supuesto, en los cálculos de estos gigantes de las finanzas globales no hay lugar para pensar en devolver los 24.000 millones del rescate. Hay que tener en cuenta que este dinero no fue un préstamo ni una ayuda que pueda formalmente reclamarse. Fue una aportación de capital que se convirtió en acciones y que en gran parte se consumió cuando Bankia realizó los ajustes contables necesarios para cubrir sus pérdidas, de modo que esas acciones que costaron 24.000 millones hoy no valen ni 2.000.

En resumidas cuentas, esos 24.000 millones sirvieron para pagar los dividendos de las empresas que, como Indra, FCC, Iberia, Mapfre y muchas otras, sobre todo del sector inmobiliario, se beneficiaron durante años de los créditos a bajo coste de Bankia y de sus operaciones bursátiles especulativas.

Nacionalizar la banca bajo control de los trabajadores y sin compensación a los capitalistas

Frente a esta gigantesca y lucrativa operación especulativa que amenaza con una nueva oleada de despidos en el sector, la reacción de los sindicatos ha sido absolutamente lamentable.

José María Martínez, secretario general de la Federación de Servicios de CCOO, en un artículo publicado en Cinco Días, se mostraba entusiasmado con la fusión. Por su parte, los secretarios generales confederales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, han sido algo más recatados manifestando lacónicamente su “preocupación” por el empleo. En todo caso, su posición de partida es clara: renunciar a emprender una lucha seria en defensa de todos los puestos de trabajo. En lugar de esto, se limitarán a negociar la cuantía de las indemnizaciones.

Todo esto ocurre bajo un Gobierno que se reclama de izquierdas, y en el que participa de forma destacada Unidas Podemos. Uno de sus máximos dirigentes, Nacho Álvarez, responsable de Economía de Podemos y secretario de Estado de Derechos Sociales, ha mostrado su preocupación ante la fusión, declarando que “el Estado invirtió 24.000 millones en sanear Bankia y por tanto debe proteger a los contribuyentes, que rescataron con sus impuestos la entidad. Las ayudas públicas deben servir para atender necesidades económicas generales, y no para mejorar la rentabilidad de otras entidades”.

Sin duda son buenos deseos, pero el motor del sistema capitalista es la acumulación privada de beneficios, y no va a ser con buenos deseos ni con apelaciones a la justicia con lo que cambiaremos su funcionamiento ni derrotaremos al poderosísimo puñado de plutócratas que pretenden, por todos los medios, seguir lucrándose a costa del esfuerzo de la inmensa mayoría.

La fusión de Caixabank y Bankia es una mala noticia para los trabajadores, que, una vez que se complete, contribuirá a hacer nuestras vidas aún más difíciles. Ahora es el momento en que UP debe honrar sus compromisos con su base social y aprovechar su posición en el Gobierno para explicar que sí se puede detener el proceso de concentración financiera y que hay un medio de pararle los pies al gran capital.

Ese medio es un programa de gobierno que, al servicio del bienestar de la inmensa mayoría y basado en la movilización social, nacionalice, sin indemnización, el conjunto del sistema financiero, poniéndolo bajo el control obrero y cambiando el destino de los ingentes recursos que maneja, para que en vez de ser utilizados para extender la precariedad y la pobreza y asegurar beneficios obscenos a un puñado de potentados, se utilicen para cubrir necesidades sociales, para garantizar puestos de trabajo dignos y para combatir eficazmente la pandemia.

UP debe aferrarse a esta oportunidad de corregir su rumbo. Si no lo hace, continuará su camino hacia su mimetización con el PSOE y malgastará el extraordinario impulso popular que los llevó triunfalmente a las instituciones. Es la hora de poner sobre la mesa un programa socialista que convierta las aspiraciones a una vida mejor para la mayoría en una fuerza imparable de transformación social.

Escrito por Antonio García Sinde.

Izquierda Revolucionaria. MADRID.