13 de julio de 2018

Más sobre las causas de la crisis capitalista.


Resultado de imagen de Derrumbe de las bolsal  capitalistas

En este artículo planteo continuar el perpetuo debate sobre la crisis del sistema capitalista. Formulo cuatro interrogantes a las que considero deberemos intentar dar respuestas con los diversos enfoques desde el prisma de las clases en litigio, pues la controversia entre la derecha y la izquierda es seguro que continuará: ¿Cuáles son las causas de la crisis capitalista? ¿Quién está pagando la crisis? ¿Quiénes son los responsables de la crisis? ¿Camina de nuevo la economía hacia el abismo?
La causa principal de cada crisis del sistema capitalista en esta fase imperialista multinacional es la sobreproducción de mercancías, que es la consecuencia de las contradicciones surgidas por la lógica del lucro privado de la burguesía, que se apropia de la plusvalía del asalariado (que es el valor del trabajo no pagado al trabajador que se apropia el capitalista y que representa la fuente del beneficio) y el menguante poder de compras de las masas, que está limitado, pues los precios de mercado que representa la oferta global, son más altos que la demanda en su conjunto.
La masiva producción de mercancías se viene acelerando por las nuevas tecnologías, la robótica y la competitividad; no encuentran suficientes compradores en este mercado globalizado, fenómeno producido por el limitado poder de compras de las masas que es la causa de la crisis que se reproduce.   Eso tiene su origen en la naturaleza anárquica y no planificada de la producción capitalista, que está sujeta a la camisa de fuerzas de la propiedad privada y concentrada de los medios de producción, en manos y bajo el control de unos cientos de multinacionales y sus banqueros con sus ansias de beneficios a costa de la explotación de las masas obreras; el otro factor que frena la producción son las fronteras nacionales que agrava la competencia entre los Estados y provoca enfrentamientos y guerras.
Las crisis económicas capitalistas se contagian y extienden a escala mundial y afectan con más virulencia a los eslabones más débiles de la cadena que son los llamados países emergentes o en vías de desarrollo, que a causa de su debilidad histórica siguen sometidos a las potencias imperialistas, porque el proceso llamado de “descolonización” fue una artimaña más ya que la “colonización ahora es económica” e incluso en algunos casos más cruel para las poblaciones sometidas.
La explotación y el saqueo de los países empobrecidos por parte de las multinacionales imperialistas intensifican todavía más las profundas contradicciones que genera el propio sistema capitalista. El intercambio desigual de mercancías baratas producidas por los países menos desarrollados, se intercambian por mercancías más caras y productos elaborados, tecnología y maquinaria que proceden de los países capitalistas desarrollados, que sangran a las débiles economías de los países más débiles, creando la terrible Deuda Externa  que resulta insostenible e impagable.
Este proceso se ha venido agravando desde la última crisis de 2007/8 y las multinacionales financieras imperialistas han forzado una caída cada vez más aguda de los precios de las materias primas que les expolian, aumentando sus beneficios, mientras amplios sectores de las masas de los países más pobres caen en la miseria absoluta; vimos las “primaveras árabes” y otros levantamientos y revoluciones abortadas en sangre por la bota de los cuatro núcleos imperialistas, que se disputan la hegemonía del control mundial. Situación agravada por los terrorismos resultantes de la descomposición de esas economías.
La política de sometimiento implantada por el FMI, el Banco Mundial y la amenazante presión bélica con guerras cruentas e incruentas, obligaron a esos países a someterse e incluso a privatizar las empresas públicas. Eso supuso el control de sectores estratégicos de la economía  que representa una gran dosis de  manipulación del mercado interno, que permite ofrecer condiciones favorables a los inversores que agrava el endeudamiento, disparando los déficits y las Deudas Públicas.
Esos factores han venido debilitando sus economías y las han hecho mucho más dependientes de las multinacionales que emplean incluso las guerras de rapiña, obligando a los gobiernos a acceder a las ayudas y préstamos del FMI  y a aplicar la hoja de ruta de políticas de apertura de mercados a los productos que las multinacionales indican, a reducir los gastos sociales que atacan los niveles de vida y derechos de los trabajadores y sectores populares empobrecidos, lo que agrava el actual escenario de la recesión económica profunda e incrementa la inestabilidad social y política.
¿Quién está pagando las crisis?
Una vez comenzaron los síntomas de la saturación de los mercados mundiales se intensificó la lucha entre las burguesías nacionales. Los grandes buitres financieros de la especulación retiraron sus capitales a Paraísos Fiscales y explotó la burbuja  con la quiebra bancaria de Lehman Brothers y otros, por la inundación del sector bancario de hipotecas basura y demás latrocinios. Fueron los países más débiles los que soportaron los costes, obligados por los gobiernos al rescate de bancos para salvar a los capitalistas y cargar las deudas sobre las espaldas de los trabajadores.
El paro aumentó vertiginosamente y se cerraban empresas como cajas de cerillas. El cierre de empresas y el paro hizo bajar la recaudación de los impuestos, debido a la falta de pago generalizada por el hundimiento de la economía y ello obligó a los Estados a continuar endeudándose, subiendo las primas de riesgo de forma desorbitada, beneficiando a los grandes banqueros con intereses abusivos.  Muchos empresarios alarmados, se negaban a pagar y mucho menos a invertir sus ganancias y evadieron sus capitales. Esas maniobras fraudulentas y  corruptas debilitaban a la economía de cada país que quedaron desarmados ante la grave crisis, a la vez que se encontraban sometidos a aplicar la política “ultraliberal” de recortes y austeridad que perjudica a los sectores más empobrecidos.
Los gobiernos conservadores, liberales y socialdemócratas se vieron sometidos a aplicar los sucesivos planes de ajustes e incluso con “socializaciones de pérdidas” y “privatizaciones de ganancias” a base de recortes salariales brutales y condiciones laborales precarias que reducían cada vez más los mercados internos.  Las deudas públicas se disparaban y junto con la venta de empresas públicas, eliminaron la posibilidad de que el empleo y los ingresos que se generasen pudiesen ser usados en el futuro para amortiguar los efectos de la larga y penosa crisis para los más pobres. Muchos Estados se vieron forzados a asumir las Deudas privadas de las empresas y los rescates, para una vez saneadas, venderlas a los capitalistas, como ocurrió principalmente en el sector bancario, con una concentración financiera enorme, como hizo el Gobierno Rajoy, permitiendo lo de Bankia, Cajas de Ahorro,  el Banco Popular, que fue adquirido por el Santander por UN euro.
El resultado del colapso financiero redujo la actividad económica, que se agravó por la evasión de capitales y la bancarrota bancaria, que se negaba por el Gobierno PP una y mil veces por boca del ex-presidente Rajoy. La suma de todos esos factores provocó la espiral descendente que llevó a la economía a una situación de quiebra técnica, aunque se negara por todas las fuerzas parlamentarias.  Rajoy culpaba a Zapatero y viceversa, sin reconocer que la crisis era del propio sistema capitalista y si ahora no se corrige y se aplica un nuevo modelo, pues el modelo capitalista ha fracasado, nos veremos pronto en una nueva crisis y su subsiguiente recesión. ¿Quién está pagando la crisis?  La respuesta es categórica: La clase trabajadora y los pobres, tanto a escala mundial como en nuestro país.
¿Quiénes son los responsables de la crisis?
Ha calado en la mente de la ciudadanía la afirmación de que los problemas que sufrimos la clase trabajadora, la juventud, las mujeres, los autónomos, los falsos autónomos y las masas empobrecidas en general, provienen principalmente de la existencia de políticos y jueces corruptos que han amasado enormes fortunas y nos han robado nuestro futuro.  No podemos negar que son esa caterva de ladrones, estafadores, corruptos y sinvergüenzas los que tienen parte de la responsabilidad, pero no es esa toda la verdad, como vamos a explicar.
Sin duda que las actuaciones de esos parásitos y canallas pueden haber agravado en parte los problemas que padecemos la ciudadanía; no podemos olvidar que toda esa pandilla de impresentables son en realidad meros testaferros y colaboradores necesarios de la banca y los capitalistas.  Han actuado en la práctica como los agentes políticos y judiciales al servicio de sus amos los capitalistas como corresponde a los gobiernos manejados por la Burguesía.
Toda la problemática que afecta a las familias trabajadoras, como el paro, los salarios de miseria, la falta de vivienda, los recortes en  sanidad, educación, servicios sociales, pensiones, aumento de las tarifas de la luz, el agua y demás productos, tienen su causa en el control que ejercen un reducido número de grandes banqueros, terratenientes, grandes empresarios y multinacionales sobre los recursos productivos y las riquezas.  Toda esa abundante riqueza ha sido creada durante años por la clase trabajadora con el  esfuerzo de sus manos y sus cerebros. ¿Quiénes son los responsables de la crisis?  El Capitalismo.
¿Camina de nuevo la economía hacia el abismo?
El objetivo que se trazó la burguesía de Europa y el Gobierno del ex-presidente Rajoy desde sus inicios, fue atacar y robar a los pobres para dárselo a los ricos, reduciendo los gastos sociales, de las pensiones, la sanidad, educación, vivienda, etc… produciendo una devaluación de los costes salariales para poder sanear las empresas, que vieron cómo se les ayudó para restaurar la tasa de beneficios a costa del más débil.  Eso mejoró las exportaciones, el turismo y demás sectores lo suficiente como para reanimar la inversión y la cadena de producción-consumo-inversión,  pensando que así, vía beneficios, pudiera volver a funcionar la economía con normalidad al cabo de un tiempo.
Toda la propaganda de la recuperación está basada en mentiras como han demostrado ya algunas escuelas económicas no financiadas por el Capitalista. Pero esos “Grandes Patriotas” financiadores del PP, en vez de invertir los recurso en salir de la crisis, lo han venido utilizando para evasión a Paraísos Fiscales o atesorándolos en sus cajas fuertes;   en el contexto actual, no van a invertir y las grandes multinacionales tampoco lo harán en la economía productiva, sino que lo están dedicando a la especulación, como hacen una vez más los Fondos Buitres en sectores inmobiliarios y del alquiler.
En el mejor de los casos, las inversiones que tendrían que realizar serían en crear empresas nuevas para conseguir acabar con los millones de parados, pero no lo harán por lo que resultará insuficiente para generar una recuperación seria de la economía, si solo se confía que sea el sector privado quién las realice.  Los sectores financieros del imperialismo no parecen estar demasiado dispuestos por el momento a facilitar a la burguesía española nuevos fondos para intentar recuperar al país de las consecuencias de la crisis. Eso sentaría un precedente muy peligroso, cuando representaría un apoyo a un Gobierno PSOE, que busca alianzas con otros vecinos de tendencias izquierdistas.
El margen para reformas que tiene el Gobierno provisional del PSOE es prácticamente nulo. Viene lastrado por los presupuestos dejados en herencia por el PP. Cierto que tras un largo periodo de esta recesión se ha iniciado un leve repunte de la economía, tras la brutal destrucción de las fuerzas productivas después de la crisis. Si hubiese un incremento de la recuperación aunque fuese leve, en el corto plazo, que permitiese volver a realizar algunas inversiones en el sector público, (pues se necesita reforzar las infraestructuras y los servicios), el crecimiento económico se podría reactivar si se consiguiese un crecimiento sostenido entre el 3% y el 5%. Eso no se producirá en el limitado tiempo de menos de dos años, periodo en el que nos enfrentaremos a una nueva confrontación electoral para ver qué orientación se le da al próximo gobierno. A pesar de este nuevo intento de estabilización del Presidente Sánchez  nos enfrentaremos al eterno problema: ¿Socialismo o barbarie?
Escrito por José Martín Rodriguez  para la página de opinión de Diario 16 y publicado por ese medio el 10-7-18. 

11 de julio de 2018

CONTRA LA REPRESIÓN SINDICAL EN FORD-VALENCIA.


Resultado de imagen de Carlos Naranjo. Ford Valencia
                  Ayer por la mañana recibimos la información con petición de solidaridad de una campaña de lucha contra el despido del compañero  Carlos Naranjo, que trabaja en la planta de FORD en Valencia. Se nos informa que ha sido despedido de manera fraudulenta.  Hacía dos semanas que se había reincorporado a su puesto de trabajo, tras una baja médica de siete meses, cuando la empresa le entregó la carta de despido alegando “disminución en el rendimiento”.

         El Área de Comunicación de I.S. de Málaga-PSOE-A del que soy responsable, nos pusimos en marcha, para contrastar la noticia de parte de la patronal, pues el informe que nos llegó del sindicato, acusaba de falsedad la cuestión del despido. Después de más de 2 horas de llamadas a 7 teléfonos que pudimos localizar de la Patronal Ford-Valencia, solamente pudimos hablar un par de veces con la telefonista que nos remitía al resto de teléfonos. Nadie de la patronal se quiso responsabilizar de darnos una información del caso y su versión.

         Por tanto, consideramos que es pertinente dar la versión de los trabajadores en lucha que explican que  “FORD hizo a Carlos un contrato indefinido estando de baja. Entonces, ¿por qué se le despide ahora? ¿Cuál es la razón real de esta agresión? La respuesta es obvia: persecución sindical. En el grupo del compañero existía un enorme malestar por una carga de trabajo insoportable y la prohibición de los mandos de hacer paradas. El compañero llamó a delegados del Sindicato de Trabajadores del Metal (STM) para denunciarlo y la reacción de la empresa no se ha hecho esperar”.

         Con esos datos en la mano, y la negación de la empresa a explicar su versión, vemos claramente que se trata de un despido nulo, por motivos puramente represivo. La versión del sindicato es que “El objetivo con este despido es amedrentar a la plantilla. No sólo se persigue a un trabajador por su acción sindical, se manda un mensaje a todos: ojo con mantener bajas prolongadas, aunque sean necesarias para curar las enfermedades que padecemos. Ojo con quejarse y plantear que tenemos exceso de carga y ritmo de trabajo”.  (…)
        
El informe continúa y con los datos aportados coincidimos en que la Patronal Ford-Valencia quiere dar un escarmiento con el despido de Naranjo, pero se le está volviendo en contra porque el conflicto va a ser un modelo de lucha solidario que está consiguiendo la unidad del movimiento obrero.

El objetivo de la lucha está siendo claro; restituir al compañero a su puesto de trabajo y enviar un claro mensaje a la Patronal, que no vamos a permitir más abusos ni nos van a callar. Hay que decir basta a la represión sindical y tenemos que impedir que sigan con el camino libre para cometer esas fechorías e ilegalidades, permitidas por el Gobierno de M. Rajoy y sus contra-reformas, que finiquitaron nuestros derechos. Los trabajadores unidos y practicando la solidaridad somos muchos más fuertes.

Para conseguir el objetivo de la Readmisión, es fundamental acudir a las mejores tradiciones de lucha del movimiento obrero, como han hecho los compañeros de Ford-Valencia, para lo que se requiere aplicar un programa y una táctica clara, la táctica de lucha marxista entre las clases.  Este programa mínimo consiste en llevar a la práctica, con la acción de propaganda y de lucha, la máxima información y petición de solidaridad, para defender el puesto de trabajo de todos, aplicando el método de “si nos tocan a una o uno,  nos tocan a todas y todos”.

Debemos recuperar los buenos métodos de luchas, abandonados por las direcciones de los sindicatos de clase  mayoritarios,  que consiste en  defender activamente los puestos de trabajo y eso tomarlo como algo irrenunciable, entendiendo ésto como un bien colectivo y no individual, que pertenece a la clase trabajadora, que equivale a defender el derecho a un salario decente, una vida digna y a que se nos trate con dignidad.  Los trabajadores somos algo más que carne de cañón para la explotación, tenemos dignidad y estamos dispuestos a la lucha haciendo sacrificios solidarios, para impedir los abusos de la Patronal que amasa fabulosas fortunas a costa del duro trabajo mal pagado a nuestra costa.

Como trabajador veterano en las luchas, desde la clandestinidad y la transición, como militante en el sindicato U.G.T. en el cual permanezco como afiliado de base, como militante del Izquierda Socialista-PSOE,  saludo positivamente como una cuestión fundamental la táctica empleada por el Sindicato de Trabajadores del Metal (STM),  que se ha ganado la confianza y la solidaridad del S.E. y otros grupos de trabajadores.

Considero que esa  táctica es correcta y consiste en intentar lograr un clamor social contra el despido injusto, implicando al mayor número de trabajadores, comités de empresas, secciones sindicales y colectivos de izquierdas, dando la máxima información y denunciando públicamente las injusticias y los ataques de los empresarios, llamando a la reorganización y la unidad, para rescatar nuestros derechos que nos han sido arrebatados durante el mandato del Gobierno reaccionario del PP.
La lucha colectiva y confiar en las propias fuerzas de los trabajadores, con nuestros argumentos, la participación activa y los apoyos solidarios del resto de trabajadores,  es la mejor manera de conseguir la victoria, porque luchando se gana o se pierde, pero si no se lucha estamos perdidos. Si al final se consigue el triunfo, habremos avanzado en la organización, en la toma de conciencia y en marcar el camino que tendremos que llevar, de la solidaridad y la lucha, preparándonos para el futuro de los duros enfrentamientos con la patronal, que están por venir.

¡¡ SOLIDARIDAD Y POR LA READMISIÓN DEL COMPAÑERO CARLOS NARANJO¡¡

¡BASTA YA DE REPRESIÓN SINDICAL EN FORD-VALENCIA!

Pepe Martin.
Afiliado a U.J.P.- UGT de Málaga y Coordinador de Comunicación de I.S. de Málaga-PSOE. A






9 de julio de 2018

MANIFIESTO FUNDACIONAL DEL P.S.O.E.


 Resultado de imagen de PSOE (historico) Pablo Iglesias Posse

 En algunos grupos de las redes sociales, principalmente en los Whatsapps de afiliados al PSOE de militantes socialistas, ha surgido un animado debate, sobre todo, tras el triunfo de la Moción de Censura presentada por el Partido, que dió como resultado la posibilidad de conformar un Gobierno dirigido por el compañero Pedro Sánchez. 

Se nota en esos debates una carencia de formación ideológica e histórica, donde el Manifiesto Fundacional del PSOE es poco conocido, porque así lo manifiestan en algunas ocasiones los que intervienen en esas platformas, al menos en las 5 que el que suscribe frecuenta. Lo dramático es que, no solo es ignorada la ideología que debiera prevalecer en el Partido, ya que nunca ha sido anulada la raíz obrera de nuestro partido, lo peor es que combate por algunos que se consideran socialistas y dicen tener el carnet de militantes del Partido Socialista Obrero Español. 

Para abundar en el debate, publicamos hoy este trabajo resumen, "con ánimo de polemizar", a la vez que invitamos al debate ideológico y formativo, que podría ser de gran provecho en los momentos actuales: 


MANIFIESTO: 

Resultado de imagen de PSOE (historico) Republicano. Izquierda Socialista
""Considerando que esta sociedad es injusta, porque divide a sus miembros en dos clases desiguales y antagónicas: una, la burguesía, que, poseyendo los instrumentos de trabajo, es la clase dominante; otra, el proletariado, que, no poseyendo más que su fuerza vital, es la clase dominada.

Que la sujeción económica del proletariado es la causa primera de la esclavitud en todas sus formas: la miseria social, el envilecimiento intelectual y la dependencia política.

Que los privilegios de la burguesía están garantizados por el Poder Político, del cual se vale para dominar al proletariado.

Considerando que la necesidad, la razón y la justicia, exigen que la desigualdad y el Antagonismo entre una y otra clase desaparezcan, reformando o destruyendo el estado social que tiene sumidos en la más espantosa miseria a los que emplean toda su vida en producir la riqueza que poseen los que muy poco o nada son útiles a la sociedad; (...)

El Partido Socialista tiene por aspiración:

Primero.- La posesión del poder político por la clase trabajadora.

Segundo.- La transformación de la propiedad individual o corporativa de los instrumentos de trabajo ( la tierra, las minas, los transportes, las fábricas, etc.) en propiedad común de la sociedad entera.(...).

En suma el ideal del Partido Socialista es la completa emancipación de la clase trabajadora. Es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales, honrados e inteligentes"".  
(Manifiesto fundacional del Partido Socialista Obrero Español (20 de julio de 1879).



ANÁLISIS DEL TEXTO Y CUESTIONES HISTÓRICAS:

1.-Clasificación del texto: naturaleza, fecha y autor.

2.-Análisis.

3.-Cuestiones:

a)   Problemas de la época que explican la organización del movimiento obrero.
b)    Diferencias entre socialismo y anarquismo.
c)    Situación del Socialismo durante la Restauración.
d)   Clasificación del texto: naturaleza, fecha y autor.

El texto es de naturaleza política, puesto que se trata del manifiesto fundacional del PSOE, uno de los partidos básicos para entender la historia contemporánea de España. Su fecha se encuadra en el periodo de la Restauración, 1879, poco tiempo después de la llegada al trono de Alfonso XII.

Este manifiesto fue redactado el 2 de mayo de 1879, durante una comida celebrada en Madrid, a la que asistieron veinticinco personas, entre las que se encontraban Pablo Iglesias, García Quejido, Victoriano Calderón, Jaime Vera, Francisco Mora y Tomás Robledo. 

Todos ellos decidieron fundar un partido político que representara los intereses del proletariado y por ello el 20 de julio de ese mismo año procedieron a la firmar el texto.

2.- Análisis del texto.

La idea principal del texto gira en torno a la ideología y propósitos de los fundadores del PSOE. Para ellos la sociedad es injusta, puesto que la burguesía obtiene todas las ventajas, mientras la clase trabajadora no tiene apenas derechos, sobre todo porque no existe ningún poder político que se ocupe de sus necesidades. Reformar o transformar las estructurad del Estado social capitalista es por tanto uno de sus principales objetivos.

Además de hacerse cargo de representar a los obreros, el nuevo partido pretende transformar la propiedad individual y conseguir la completa emancipación de la clase trabajadora. Por tanto, es evidente la necesidad de sensibilizar a la clase obrera para que luche para acabar con las desigualdades que existían en España a finales del XIX. La necesidad de que los obreros tomen conciencia de sus posibilidades, está relacionado con la obra desarrollada durante la I Internacional, que ya había sido disuelta; y sobre todo con las ideas de Marx, que falleció en 1883.

3.-Cuestiones.-


a).-Problemas de la época que explican la organización del movimiento obrero.

El movimiento obrero español tiene sus orígenes en la segunda parte del reinado de Isabel II, aunque no comienza a tener cierta importancia hasta el denominado Sexenio Democrático.

Tas el fracaso de la Primera República, la mayor parte de los obreros, que tradicionalmente habían apoyado al partido progresista y al republicano, comienzan a interesarse por las soluciones que aporta el Anarquismo y el Socialismo. Las causas que motivaron este cambio en la clase obrera española fueron, al igual que en toda Europa, consecuencia directa de la crisis económica de finales del XIX, que provocó un aumento de la marginación, de la pobreza y un endurecimiento de las condiciones de trabajo, ya que los salarios descendieron de forma drástica.

Con la llegada de la Restauración, las organizaciones obreras conocen una dura represión y ante la negativa del derecho de asociación, tienen que refugiarse en la clandestinidad. Con el ascenso de Sagasta al poder, esta represión se relaja y con la promulgación de la ley de asociaciones en 1887 pueden salir a la luz numerosas organizaciones.

Con el paso de los años y ante la falta de mejoras sustanciales, el movimiento obrero español se fue radicalizando, sobre todo los seguidores del anarquismo.

b).-Diferencias entre Socialismo y Anarquismo.

Ambas ideologías tienen en común la crítica al capitalismo y la necesidad de destruir el sistema e implantar una sociedad sin clases. La gran diferencia es el método para la consecución de estos objetivos, los socialistas piensan que hay que hacer una transformación radical de las estructuras del Estado, cambiando de modelo económico, pero antes de implantar la sociedad sin clases habría que implantar una democracia obrera participativa y autogestionada, tanto en el Estado como en las empresas y en el conjunto de la nueva sociedad, una democracia obrera firme y vigilante, que luche contra la corrupción y la reacción,  porque la burguesía no se iba a quedar parada. En otra fase,  el Estado empezaría a extinguirse y surgiría el comunismo, que iniciaría su transición hacia el comunismo libertario, o Anarquismo.

Los anarquistas no creen necesario el Estado, se pueden administrar ellos solos, la dictadura del proletariado es otra forma de Estado que no aceptan. Los anarquistas rechazan los partidos políticos, de hecho nunca se organizarán como tal, sino como sindicatos, como la CNT, que en la actualidad se ha desdoblado en otro como la CGT y otros grupos que se reclaman del anarquismo.  Por su parte, los socialistas sí que organizan partidos políticos, el PSOE es un ejemplo de ellos, que se mantiene después de 135 años. Su deriva neoliberal es cuestionada desde 1979 por su corriente interna, Izquierda Socialista, que junto con otras diversas sensibilidades, y sobre todo las bases de sus votantes, empiezan a buscar otras alternativas, como se demuestra por el crecimiento de Izquierda Unida, y sobre todo, con el fenómeno de PODEMOS que sigue ganando apoyos sociales de diversas tendencias, pero también  históricamente, del seno del PSOE surgió el PCOE, el PCE y otros grupos de izquierdas.


El anarquismo en su lado radical, históricamente ha defendido el terrorismo, atentando a personas representativas como a Cánovas del Castillo o Alfonso XIII. El socialismo no defiende los atentados, ya que son ineficaces, porque siempre existen sucesores y posteriormente los obreros sufren una dura represión; para ellos lo ideal es que el pueblo se movilice masiva y unitariamente, tomando las calles y plazas, pero con una dirección firme que aglutine la confianza de conjunto de la clase trabajadora, ya que en esas condiciones sería imparable.

En el Socialismo surgen 2 organizaciones básicas, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el sindicato Unión General de Trabajadores (UGT). Ambos basaron su programa en la necesidad de que los trabajadores tuvieran la posesión del poder político, en que se produjera la extinción de la propiedad privada, ya que de este modo se abolirían las clases sociales y todos los hombres serían “libres, iguales, honrados e inteligentes”. Para los socialistas todas las medidas políticas y económicas que debían adoptarse debían tender a que acabara la esclavitud de los obreros, que debían tener libertad de asociación, derecho a voto, jornada de 8 horas, etc.

La primera gran organización anarquista legal fue la Federación de Trabajadores de la Región Española (FTRE), fundada en 1881. Las diferentes asociaciones fueron ilegalizadas frecuentemente y cambiaban de nombre. De 1890 a 1897 practicó atentados, sobre todo en Barcelona como la bomba en el Liceo de la Opera. La respuesta del gobierno fue la represión. La respuesta anarquista fue un atentado más importante, ya que en 1897 asesinan a Cánovas del Castillo, provocando represión aún más dura.

Mientras que los anarquistas perdían fuerza en Europa, en España ganaba influencia por la situación de miseria. Siguiendo el lema de la tierra para el que la trabaja, creyendo en una revolución inmediata, a pesar de todo a finales de siglo entró en declive y hubo una reforma doctrinal y práctica, el anarcosindicalismo, por la que se dejaba de lado la acción revolucionaria para aceptar una acción colectiva sin violencia, a pesar de todo no dejarán los actos terroristas definitivamente, ejemplos claros son los dos intentos de atentado sobre Alfonso XIII y el asesinato en 1912 de Canalejas. De especial importancia es el sindicato CNT, fundado en 1910.

c).-Situación del Socialismo durante la Restauración.-

• El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) fue fundado el 2 de mayo de 1879, por  tipógrafos en la madrileña calle de Tetuán, definiéndose como un partido marxista y

revolucionario. Sus principales dirigentes fueron: Jaime Vera y Pablo Iglesias, inspirados por José Mesa, un exiliado en Francia que les transmitió las ideas socialistas.

• El sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) fue fundado el 12 de agosto de 1888, en el salón del Círculo Socialista ubicado en la calle Tallers de Barcelona.

• Ambas organizaciones estuvieron muy vinculadas desde sus comienzos, ya que compartieron directiva y todo afiliado del PSOE debía estar afiliado a UGT.

• UGT y PSOE tuvieron durante la Restauración influencia en tres zonas: Madrid, Asturias y Vizcaya.

• Pablo Iglesias fue el primer diputado socialista que ocupó un escaño en el Congreso, en el año 1910. Entre sus principios programáticos estaban: la abolición de la propiedad privada, la lucha contra el capitalismo y la desaparición de las clases sociales. Por tanto, era partidario de que se aprobaran medidas políticas y económicas encaminadas a acabar con la esclavitud de los obreros; tenían especial prioridad el derecho a asociarse libremente, la libertad de prensa, el sufragio universal, la jornada de 8 horas.


• En un principio el PSOE no tuvo muchos seguidores. No obstante, desde la fundación en 1886 del periódico El Socialista y del sindicato UGT sus ideas comenzaron a llegar con mucha facilidad a los trabajadores.

• Desde 1890 comienza a celebrarse el 1º de mayo con manifestaciones y huelgas. La posición de los socialistas ante la Guerra de Cuba, afianza más su posición, ya que se oponen al sistema de reclutamiento y a la guerra en general.

• En 1921 un grupo de militantes escindidos del PSOE fundaron el Partido Comunista Español (PCE), partidario del modelo revolucionario ruso. La escisión fue motivada por la controversia en torno a la inclusión o no en la III Internacional Comunista. El PCE no tuvo mucha importancia hasta la Guerra Civil, aunque su aparición consolidó la división de los obreros en 3 grupos: anarquistas, socialistas y comunistas.

• Durante la II República, los socialistas desarrollaron un papel muy importante en la política española, ya que algunos de sus dirigentes, como Largo Caballero o Indalecio Prieto, formaron parte del gobierno. Además, destaca su papel en la revolución de 1934.

ÁREA DE COMUNICACIÓN. 
IZQUIERDA SOCIALISTA DE MÁLAGA
PSOE ANDALUCÍA.

(*)    Cualquier comentario o crítica, pueden dirigirla al siguiente correo:
ispsoeandalucia.malaga@gmail.com