13 de septiembre de 2017

FRANCISCO ROMÁN DÍAZ, EJEMPLO DE SOCIALISMO ÉTICO.


Resultado de imagen de Francisco Román Diaz. Senador PSOE
Francisco Román Díaz nace en Linares el 6 de febrero de 1913. Antes de que cumpliese un año de edad, su madre viuda, se traslada a Málaga, donde Francisco residió toda su vida. Es una portería de la céntrica calle Liborio García, en la que su madre se instala, la primera residencia de Francisco Román, niño.

Todos cuantos le conocieron y cuantos de él tuvieron noticias destacan su incansable lucha por las libertades, su inquebrantable ideario socialista, que le llevó a respetar siempre al adversario político, y su inasequible defensa del más preciado bien que como socialista tuvo, su honradez.

Desde muy temprana edad, compagina sus estudios de administrativo en una academia malagueña con su actividad socialista. A los 16 años ya era militante de la Juventudes socialistas y a los dieciocho fue elegido secretario de la Federación Provincial de Juventudes Socialistas, desarrollando toda su actividad tanto política como familiar y laboral siempre en Málaga.

Durante la República contrajo “matrimonio libre” con Igualdad Román Barbieri (la cual tras la guerra civil tuvo que cambiar su nombre por el de Rosa), hija que fue del asesinado Presidente de la Diputación de Málaga don Antonio Román Reina. La ceremonia, según recuerda alguna referencia periodística de la época, se celebró en el “Palacio Municipal”.

Durante la Guerra Civil fue designado comisario de la 51 Brigada Mixta del Ejercito de Tierra y vocal comisario del Tribunal permanente del Noveno Cuerpo del Ejército.

Es detenido el 29 de marzo de 1939 e ingresa en la prisión provincial de Murcia. Los penales de Alicante y Burgos son también conocidos por Francisco Román en sucesivos traslados hasta que un Consejo de Guerra lo condena a muerte ya en 1.943. Posteriormente el mismo consejo conmuta la pena de muerte por la de cadena perpetua. A finales de la década de los cuarenta es puesto en libertad, si bien es sometido a destierro, teniendo que vivir durante algún tiempo en Logroño y Granada, mientras su mujer y la primera de sus hijas continúan viviendo en Málaga, en uno de los típicos corralones de vecinos propios de la época, el de Santa Sofía, en el barrio del Perchel.

Una vez que le fue permitido volver a Málaga, reside ya con su familia en la calle Gómez Pallete, a la que le cabe el privilegio de conectar el Teatro Cervantes con la Plaza de la Merced. Trabaja como contable en varias empresas, siendo de destacar la ya extinta Comercial Exportadora Malagueña de don Mateo Luque.
Ni en prisión ni fuera de ella renunció Francisco Román a trabajar y luchar por lo que fue su gran meta a lo largo de toda su vida, la libertad, la democracia y el socialismo.

En la clandestinidad, bajo los apodos de “Palomo” o “Hernández”, organiza y participa en las actividades de del Partido Socialista Obrero Español en el interior, perteneciendo a su dirección nacional y llegando a desempeñar la función de enlace entre el interior y la dirección exterior del PSOE en Francia. Eso le lleva a que en diversas ocasiones cruce clandestinamente la frontera para reunirse con el consejo Director del PSOE en Toulouse.

Estas actividades políticas clandestinas le llevan a que sea detenido en numerosas ocasiones, siendo en 1958 condenado a 4 años, dos meses y un día de prisión, de los que cumplió dos años en la Prisión Provincial de Málaga; después continuaron las detenciones y registros domiciliarios, llegando a estar un mes más en prisión.
Ya durante la transición continúa ocupando puestos de responsabilidad en el PSOE de Málaga y es elegido Diputado durante la Legislatura Constituyente, participando por tanto en la elaboración y aprobación de nuestra Constitución.
Durante la Primera Legislatura (1979-1982), fue Senador por Málaga.

A partir de 1982 Francisco Román abandona la primera línea de la política malagueña, pero continua con su actividad y participación en el seno del Partido Socialista. Dedica esos años a publicar numerosos artículos de contenido político en los periódicos de la ciudad y en el año 1992 ve la luz, a modo de testamento político, su libro titulado “Antes y después de Suresnes”, en el que relata la historia del socialismo español y malagueño, de la que él mismo formó parte, así como sus reflexiones sobre su futuro.

El fallecimiento de su esposa en la Nochevieja de 1996 supuso un punto de inflexión definitiva en su vida, hasta su muerte el 7 de febrero de 2003.

Francisco Román Díaz dejó tres hijos, diez nietos y diez biznietos todos ellos nacidos en Málaga. . .

Fuente: Fundación Pablo Iglesias.
http://www.fpabloiglesias.es/search/node/Francisco%20Rom%C3%A1n%20D%C3%ADaz.

Paco Román,  autor del libro "ANTES Y DESPUÉS DE SURESNES", escribió en su página 3).

"A todos aquellos que padecieron tormento y murieron por el socialismo. A los que cuando sacaban para fusilarlos decían a los que quedaban en la cárcel: Nosotros nos vamos, pero los que tengáis la suerte de sobrevivir a esta tragedia lo único que os pedimos es que sigáis luchando por lo mismo que vamos a morir".  SI, compañeros, seguiremos luchando por lo que sacrificásteis vuestras vidas, vilmente asesinados".

"NO HE DE CALLAR POR MÁS QUE CON EL DEDO,
YA TOCANDO LA BOCA O YA LA FRENTE,
SILENCIO AVISES O AMENACES MIEDO"...


No hay comentarios:

Publicar un comentario